Colonia Santa Eulalia.


La Colonia Santa Eulalia es un pequeño pueblo semiabandonado a orillas del río Vinalopó, situado en el término municipal de Sax (Alicante). Se trata de una colonia agrícola que comenzó a edificarse en la última década del siglo XIX, más concretamente en 1868.

En el pasado tuvo gran importancia. La Colonia Santa Eulalia vivió un verdadero esplendor en los albores del siglo XX, cuando el Conde de Alcudia y Gestalgar, Antonio de Padua Saavedra, y su esposa doña María Avial Peñas, vizcondesa de Alzira, regentaban las productivas tierras que eran cultivadas por un buen número de asalariados, quienes disponían de sus propias casas construidas alrededor de la masía señorial.

Con el paso del tiempo, la mayoría de los habitantes de la Colonia se han ido trasladando a otros lugares debido a la decadencia que ha ido experimentando y la pedanía ha sufrido el abandono por parte de las instituciones pese al importante valor histórico de su patrimonio arquitectónico
Construida en la última década del siglo XIX, esta antigua población agrícola estaba compuesta por un magnífico conjunto formado por el Palacio de los Condes, el casino, las almazaras, bodegas, fábricas de harina y de alcohol, Teatro Cervantes, economato, administración de correos y telégrafos, estación de ferrocarril, casas de los trabajadores, hospedería y ermita. La ermita primitiva de origen medieval, después de numerosas reparaciones fue derruida y en 1891 se levantó la nueva, de planta rectangular.

He aqui una vista actual de la zona.



Actualmente a causa del deterioro, algunos de los edificios de la Colonia han ido desapareciendo, como es el caso de la estación de ferrocarril o el teatro
Destacan en el conjunto del núcleo abandonado:
El Palacio El Teatro Cervantes, El Casinete, El Centro Administrativo y La Fábrica de Harinas.
Las tierras eran una gran finca agrícola de 138 hectáreas con plantaciones de vides, olivos y almendros que regentaba la familia del Conde Don Antonio Padúa Saavedra y Rodriguez de Guerra (Conde de Alcudia) y su esposa doña María Avial Peñas, (Vizcondesa de Alzira), y que eran cultivadas por un buen número de asalariados, quienes disponían de sus propias casas construidas alrededor de la masía señorial desde comienzos del S.XIX.
El Conde Antonio Padúa Saavedra se asoció a Mariano Roncali para crear una colonia industrial siguiendo el modelo de otras existentes en Cataluña.
Fue declarada Colonia Agrícola de Primera Clase el 1 de julio de 1887, y su época de esplendor duró hasta 1925. Tenía como fin el cultivo, recolección y elaboración de productos agrícolas.
Los edificios giraban alrededor de dos plazas cuadrangulares, donde se situaban las casas de planta baja y sus corrales. Aún hoy quedan restos de su flora y fauna: acacias, pinos, belloteros, cipreses, ardillas...
A continuación, unas fotografías de la zona.

Palacio :




Teatro Cervantes :






Centro administrativo:






Fábrica de alcoholes la unión:




Harinera:



Tienda de la colonia. ( Ahora restaurada)



Iglesia:


Vista del palacio y de la alcoholera:




1 Comentarios:

  1. es una colonia preciosa solo necesita que el ayuntamiento les heche una mano para que no se derrumben estos edificios tan bonitos y puedan conservar su historia y todos disfrutemos de ello,tambien deberian poner una fuente en ese precioso parque.

    ResponderEliminar

 

Colabora

Ayúdanos a seguir haciendo km. Con tu aportación seguiremos documentando en imágenes lugares abandonados de todo el mundo. Muchas gracias. Help fund Nnature Dead Urbex content by offsetting the costs of travel. Your donation is greatly appreciated. Thanks!

Visitas